dimarts, 22 de març de 2011

Poesia a l'Àfrica


¡Mujer desnuda, mujer negra
Vestida de tu color que es vida, de tu forma que es belleza!
He crecido a tu sombra; la suavidad de tus manos vendaba mis ojos.
Y en pleno verano y en pleno mediodía, te descubro,
Tierra prometida desde la alta cima de un puerto calcinado
Y tu belleza me fulmina en pleno corazón, como el relámpago del águila.

Mujer desnuda, mujer oscura
Fruto maduro de carne tersa, sombrío éxtasis del vino negro,
Boca que haces lírica mi boca,
Sabana de horizontes puros, sabana estremecida bajo caricias ardientes del viento del Este.
Tamtam esculpido, tamtam terso que ruges bajo los dedos del vencedor.
Tu voz grave de contralto es el canto espiritual de la Amada. 



                                                                  Leopold Senghor

4 comentaris:

Pilar ha dit...

És càlida la foscor de la nit.

macondo ha dit...

...càlida com la teva veu.

Anònim ha dit...

Els cossos són càlids també.

macondo ha dit...

Sempre que hi ha vida ho són!