diumenge, 2 d’agost de 2009

El mar, el mar


El tiempo, como el mar, desata todos los nudos. Los juicios sobre las personas no són jamás decisivos; surgen de resúmenes que inmediatamentete hacen pensar en la necesidad de una reconsideración. Los arreglos humanos no son otra cosa que cabos sueltos y cálculos nebulosos, independientemente de cualquier cosa que para consolarnos pueda fingir el arte.
Iris Murdoch